LA GUIA

LA REVISTA

[ la revista ]

ADÉNTRATE EN EL ARTE Y LA CULTURA DEL EMPORDÀ A TRAVÉS DE SUS PERSONAJES

La Gastronòmica

«LA GASTRONÓMICA COMO FORMA DE HACER, DE SENTIR Y VIVIR EL TERRITORIO»
Por Azucena Moya Fotos Javi Almar

La Gastronómica es un proyecto que ofrece experiencias muy diversas, desde un concierto de violín a una excursión por el camino de ronda, siempre con el vino y la gastronomía como denominador común. Fundado por Clara Antúnez y Jaume Montanyà, este proyecto camina gracias a diferentes colaboradores: enólogos, artesanos, músicos, bodegas y restaurantes, entre otros.

Su objetivo es dar a conocer el territorio catalán bajo la atenta mirada de unos valores que recuperan las raíces de la tradición, así como sus productos. Y abrirse camino, poco a poco, como referente en el mundo de la gastronomía y del turismo activo.

«La pasión es lo que nos diferencia. Las agencias de viajes a menudo carecen de contenidos interesantes para sus clientes, para que las visitas a las bodegas, el sol y la playa ya no son suficientes. Creemos que el Empordà puede ofrecer algo más a los visitantes. Nosotros tenemos la suerte de conocer el territorio a fondo y el descubrimos desde una perspectiva nueva. Así, las actividades que proponemos a nuestros clientes son personalizadas y únicas, ya sea una cata de vinos con una violinista o una degustación de quesos de primer nivel. »

La agilidad y el hecho de reinventarse constantemente, según los fundadores, es lo que mantiene vivo el proyecto.

Las experiencias que nos ofrece La Gastronómica abordan los 360 grados de un producto, para que éste pueda ser valorado. Saber de dónde viene, conocer el artesano que la ha producido, descubrir cómo se cultiva ahora y como se hacía hace siglos, aprender las técnicas de pesca ... ayuda a vincularse de una manera más personal con la tierra y las personas implicadas en los procesos de elaboración.

«Vino y suficiente es sólo para los expertos sumilleres o enólogos, las personas que no tienen una relación tan cercana con el vino necesitan algo más. Por ejemplo, una degustación de alimentos o un maridaje entre vino, música y cultura. Queremos seducir al cliente y que éste tenga los conocimientos necesarios para poder apreciar lo que está experimentando. »

En el sitio web lagastronomica.cat se puede consultar la carta de actividades que realizan, teniendo en cuenta que siempre pueden adaptarse a las necesidades de cada cliente. Además de las experiencias que ofrecen para particulares, la Gastronómica también organiza actividades para empresas e instituciones, como la Nariz de Oro en las bibliotecas públicas, en el que se vincula literatura y vino.

«Creemos que hay mucho recorrido por hacer en el sector empresarial. Ofrecemos asesoramiento y también actividades con todo el equipo de trabajadores. Una de las actividades que hemos desarrollado y que creemos que es interesante es la de team building. Estamos trabajando con especialistas en pedagogía sistémica, para fusionar los tres pilares básicos de esta disciplina con el vino -raíces, orden y equilibrio-, que se traducen en: la tierra donde se cultivan las viñas (raíces), como se proyecta la bodega el mercado (orden) y el compromiso medioambiental (equilibrio). A partir de estas tres pautas queremos sacudir los comercios del sector y ayudarles a identificar cuál de estos pilares falla, para mejorarlo. »

Aunque el proyecto tiene un carácter familiar y cercano, cada vez es más diverso. Los colaboradores permiten que haya más actividades y que estas se puedan hacer de forma simultánea. Además contribuyen a dar un carácter plural y multidisciplinar, ya que cada uno tiene un estilo propio, pero siempre ligado a los valores de La Gastronómica. Según Clara Antúnez y Jaume Montanyà, el espíritu es mantenerse siempre críticos con el trabajo hecho y estar abiertos a nuevas propuestas. La agilidad y el hecho de reinventarse constantemente, según los fundadores, es lo que mantiene vivo el proyecto.

«La mezcla de intereses compartidos nos lleva a ampliar el tipo de actividades que ofrecemos. De cara a futuras experiencias ya estamos pensando en ir a buscar setas o también tenemos muchas ganas de vincular el mundo del mar y el vino. Por ejemplo, probar vinos dentro de un barco y acabar con un showcooking en una cala de la Costa Brava. De momento, seguimos trabajando con los colaboradores, buscando emplazamientos singulares que puedan acoger las actividades y que tengan un carácter parecido al nuestro. Sabemos que lo que define La Gastronómica es una manera de hacer las cosas: una manera de probar un vino, de comerse un queso ... de vivir con entusiasmo y sentir inquietud por lo que nos rodea. »

Los orígenes:

Clara Antúnez es sumiller y dietista-nutricionista. Siempre ha tenido facilidad para tratar con la gente, por la pedagogía y la comunicación. Acumula más de diez años de experiencia haciendo catas de vinos y presentaciones. Ha publicado tres libros sobre vinos y un sobre nutrición. En Jaume Montanyà es propietario de un centro de salud y fisioterapia y un amante de la gastronomía. Se formó como cocinero en la escuela Hofmann de Barcelona.

«A raíz del Cactus Palamós, una casa de alquiler turístico, nació la idea de La Gastronómica. Al principio era un hobby que nos permitía conocer gente y enseñar nuestra tierra. Pero enseguida vimos que tenía muchas más posibilidades en el sector turístico y que además nos permitiría ganarnos la vida haciendo emocionar aquellas personas que quieren descubrir el Empordà. Por ejemplo, que unos suecos aparezcan en una cala del Baix Empordà después de seis horas de vuelo y estén en una barraca haciendo unos mejillones al vapor con un vino de proximidad, eso no tiene precio. Es el feedback, cuando ves sus caras de felicidad, lo que engancha. »