LA GUIA

LA REVISTA

[ la revista ]

ADÉNTRATE EN EL ARTE Y LA CULTURA DEL EMPORDÀ A TRAVÉS DE SUS PERSONAJES

Club Unique Premium

EXPERIENCIAS LIGADAS AL TERRITORIO
Por Redacció Fotos Anna Pla Narbona

Las playas con más encanto del Mediterráneo, junto a las montañas más desafiantes. La costa que inspiró Dalí junto a los picos que atravesaron Aníbal o Carlomagno. Una de las mejores gastronomías del mundo junto a la cultura romana del vino del Empordà. A lo largo y ancho del territorio que ocupa la provincia de Girona se puede encontrar un equilibrio perfecto de todo lo que le gusta y disfrutar de una oferta completa: gastronomía, volcanes, mar, deportes, arte, nieve, playa, parques naturales, historia , enoturismo, sol, tradición ...

El Club Unique Premium, organismo abierto y dinámico, se dedica a la búsqueda permanente de aquellas experiencias ligadas al territorio ya sus sabores, al bienestar, a las tradiciones de la Costa Brava y del Pirineo de Girona. Un auténtico viaje de los sentidos que procura estancias donde el lujo radica conectar con el ritmo vital, con una manera de ser y de hacer con raíces profundas, con la pulsión de un territorio que ofrece grandes activos en ocio, hostelería y restauración.

Premium Costa Brava Pirineu de Girona concentra esta valiosa herencia y la pone al servicio del territorio para promocionar experiencias exclusivas y conmovedores, vivencias que dejan marca en la memoria y el espíritu. Experiencias exclusivas gracias a los artesanos que las hacen posibles. Como José María, cuarta generación de panaderos de la panadería Casa Dalmau, en Rupià. El suyo es uno de los hornos más antiguos y tradicionales de la zona, un lugar donde encontrar el pan de toda la vida. Entrar en su establecimiento es un viaje en el tiempo que, ojalá, perdure en la voluntad de las nuevas generaciones.

Nada más agradable que levantarse con el olor de pan. La tradición de la mano de la innovación en los postres de Jordi Roca, el pequeño de los hermanos Roca, reconocidos mundialmente por su arte culinaria. Abarca la repostería como los rayos de luz inciden en el Mediterráneo. Su particular manera de observar, la necesidad de materializar en un plato toda la vida que nos rodea, y que sólo él sabe ver así, es apasionante. Experiencias, artesanos, tradición ... y paisaje, un paisaje infinito que desborda el alma. Un paisaje que tiene como elemento vertebrador la tramontana, viento fuerte y frío que viene del norte, ibufa con tanta intensidad que te puede volver loco, aunque también es un viento que cuidado, que lleva el pasado para dejar espacio y tiempo al que ha de venir. La tramontana hace bailar la naturaleza entera al unísono.

Paisaje de nieve y montañas, paisaje de campos y bosques, de mar y playa ... y de volcanes. En la comarca de la Garrotxa podemos encontrar la zona volcánica más importante de la Península Ibérica, un paisaje de cráteres e historia en forma de piedras agujereadas. En la colada del volcán de Santa Margarita encontramos la Fageda d'en Jordà, un bosque de hayas excepcional, un paseo hipnótico entre la frondosidad que deja pasar la luz, un regalo inolvidable para los sentidos. Y para los que le gusta caminar, el Camino de Ronda se extiende desde Blanes hasta Portbou esperando a ser bordeada a pie. Entre tierra y agua emerge la Costa Brava, entre pensamientos con sabor a sal y el íntimo gozo de formar parte de la escena sin estorbar.

Pueblos costeros, catedrales, artesanía local, paisajes de carretera, villas medievales ... Un pedazo de tierra con luz propia y personalidad magnética. Los Pirineos que caen al mar, bosques ancestrales, calas recónditas y caminos secretos. Vestigios antiquísimos y genios contemporáneos: el pincel de Dalí, la pluma de Plan, la mesa de los hermanos Roca. La comunión entre el hombre y la naturaleza se respira todo: tramontana y vinos con carácter, la magia de la gastronomía y un tejido de artesanos, guardianes del ayer quepreserven la identidad más profunda y arraigada. Girona, también, es una tierra de paso, y de acogida. Que no recibe turistas sino invitados. Una tierra hermosa y de contrastes, de mar en calma y de mar brava, de brisa suave y de tramontana. Su gente es un reflejo de esta tierra: generadores de alegría, guardianes de la tradición, maestros del tiempo libre, fabricantes de experiencias, artesanos de la ilusión. El paisaje ideal donde dejar descansar la vista sobre el horizonte, hacer una pausa y dejar volar la imaginación. //